Historia

image

Misión

El Jardín Infantil Mi Edad Feliz  tiene como misión facilitar el desarrollo integral en los aspectos biológico, cognoscitivo, psicomotriz, socio afectivo y espiritual, a través de experiencias pedagógicas y científicas proyectadas a despertar la curiosidad y el interés por conocer, manipular y darle respuesta a su mundo, orientando, estimulando y acompañando el desarrollo del niño y de la niña, para que construya sus propios conceptos y cultive valores que más adelante los comprometan con la creación de una Colombia mejor, justa y democrática.
 
Para ello debe crearse un ambiente propicio, dinámico y equilibrado que estimule el desarrollo de los distintos niveles cognoscitivos, psicomotrices y socio afectivos como también despertando valores y generando aptitudes eminentemente  formativas comprometiendo a la comunidad educativa a crear y guiar el acompañamiento del proceso educativo logrando así una excelencia de nuestros alumnos y alumnas, acorde a los continuos cambios y avances sociales, científicos y tecnológicos.
image

Visión

En concordancia con la misión propiciamos el pleno desarrollo de la personalidad del niño y la niña en la etapa pre-escolar, generando principios y acciones de convivencia, de autenticidad y calidad; estimulando al máximo sus aptitudes  y  potencialidades, utilizando para lograrlo el desarrollo de la ciencia, la cultura y los avances tecnológicos, con el propósito de lograr un recurso humano capaz de adaptarse con facilidad al medio y con capacidad para contribuir a la consolidación y transformación de los procesos sociales, culturales y científicos de la comunidad a la cual pertenece.

image
image

Objetivos

  • Estimular el desarrollo armónico de la personalidad de los niños y las niñas integrando los aspectos neurofisiológicos, mental y social.
  • Favorecer la expresión  individual en las actividades dinámicas, artísticas, de lenguaje, de observación y de comprensión.
  • Estimular la socialización de los niños y las niñas en su triple aspecto de comunicación, colaboración y socialización.
  • Ayudarle en  la adquisición de  valores morales, éticos y religiosos.
  • Crear a su alrededor un entorno rico en estímulos que favorezcan el desarrollo evolutivo de conductas y actividades.
  • Promover valores cívicos que originen el compromiso del estudiante con su patria y lo induzcan a participar en su entorno.
  • Estimular el  crecimiento de las dimensiones en el desarrollo humano de todos sus miembros con base en el cúmulo de interacciones cotidianas en el  ámbito escolar.
  • Estimular en los niños y niñas el conocimiento, amor y aceptación  de su propia identidad.
  • Desarrollar en los niños y niñas las capacidades y destrezas necesarias  que le permitan continuar sus estudios en el próximo ciclo (Básica Primaria).

En Nuestro Jardin

Para formar a nuestros niños desde pequeñitos  un punto fundamental es educarlos con mucho amor y paciencia, pero estableciendo siempre normas, límites y responsabilidad; los padres y la escuela juntos de la mano, mantengámonos siempre unidos apoyándonos con respeto en esta maravillosa labor.
Los niños no son contrarios al orden o la disciplina sino que, más bien, ocurre lo contrario: en su naturaleza más pura, los pequeños buscan y agradecen que haya orden y disciplina en su vida. En el Jardín Infantil Mi Edad Feliz el orden, la seguridad, el diseño adecuado y el acceso a los objetos son elementos esenciales que no deben faltar en el entorno en el que se desenvuelve el niño ya que son los aspectos que estimulan el aprendizaje y el crecimiento infantil. Por eso, es importante delimitar espacios con sus respectivas funciones y decorarlos con distintos motivos que llamen su atención  juguetes, cuentos,  objetos y herramientas, llenos de colores y espacio. Los niños además de sus aulas de clases tienen otros espacios donde desarrollan diversas actividades: zona de lectura, dramatización y juegos de roles; sala de audiovisuales con tv, video beam, pantalla gigante, dvd, cojines y algunas colchonetas  que el pequeño pueda utilizar a su antojo en tiempos libres para reposar, ver tv, películas, videos educativos o videos para bailar. Una ludoteca con  diversidad de colores, texturas y formas que son un aspecto clave que no debemos pasar por alto desde pequeñitos para el desarrollo sensorio motriz; zona amplia para juegos motrices gruesos y expresión corporal. Comedor exclusivo para su horario de merienda o almuerzo. En fin, cualquiera de nuestros espacios
En el Jardín, en nuestras escuelas y talleres para capacitar a los padres, les recordamos la insaciable sed de conocimientos de un niño y sus deseos de descubrir que  hacen que cada momento del día se conviertan en una oportunidad para aprender.  Por esto les insistimos en la necesidad de estimular la independencia, autonomía y responsabilidad de nuestros  niños y es probable que este sea uno de los principios más difíciles de aplicar, sobre todo en las casas  ya que la mayoría de los padres tienen un instinto de protección natural que les lleva a estar pendientes de sus hijos en todo momento o a tener una empleada cumpliendo esa función, o que muchas veces les hace todo. Sin embargo, si como educador y padre, quieres estimular de verdad el desarrollo infantil, será mejor que asumas que tu hijo es una personita independiente, que tiene derecho a tomar sus propias decisiones, aunque por el momento sean pequeñas. Por tanto, debemos darle pequeñas responsabilidades, brindarles el espacio y los materiales que necesita, incitarlo a que descubra el entorno por sí solo y permitirle equivocarse. Déjalo explorar de tu mano, usar tijeras punta roma, punzón, manipular diferentes materiales; es importante que los padres se mantengan atentos en el diario vivir  a cada posibilidad para enseñarle cosas nuevas al niño o motivarlo a que las descubra por sí solo. El simple hecho de lavar los platos, por ejemplo, puede convertirse en una ocasión para explicarle los diferentes usos del agua y por qué es importante ahorrarla. Ten en cuenta que existen detalles que para los adultos pueden resultar intrascendentes pero que para los niños pueden ser muy interesantes ya que no los conocen.
Cada niño aprenderá a su manera y, para ello, tendremos que potenciar los estímulos adecuados para cada infante de acuerdo a sus intereses, no todos los niños son iguales, ni sus intereses son los mismos, por tanto, deberemos desarrollar una educación personalizada e individualizada que le hará aprender de forma natural, sin presión ni sobre-esfuerzo.
Por este motivo, recomendamos  tanto los profesores como los padres en casa para el refuerzo, ofrezcan diferentes estímulos al pequeño para que él pueda escoger el que prefiera desarrollar; de esta forma, estaremos dándole una gran libertad y dejaremos que se guíe por sus impulsos internos.
Aquí entra en juego la importancia del ambiente ya que este deberá estar preparado para que la elección sea la que realmente quiere. Si se consigue una correcta ambientación, el pequeño podrá escoger las actividades que realmente quiere y construir, así, su propio método para aprender. Eso sí: es imprescindible que, siempre junto a él, esté también la figura de un adulto responsable para supervisar, acompañar, motivar y ofrecerle diferentes y estimulantes actividades educativas de las que sea evidente el adulto también disfrute.
Así pues siempre buscamos brindarle al niño las oportunidades que le ayudarán a involucrarse en su propia educación y el desarrollo de competencias que él mismo habrá elegido. Una educación inspirada en la libertad y en la confianza que el adulto debe brindar a el pequeño, para esto es imprescindible  que dejes de lado tu perspectiva de adulto  e intentes ponerte en la piel del niño sea tu estudiante, hijo o acudido . Intenta sentir tal y como él lo hace y, así, podrás comprender mejor su realidad e identificar qué puede haber en su día a día que le lleve a la frustración o al hastío para evitarlo y que siempre se sienta motivado a aprender.
 
En casa una vez ya hayas determinado o detectado cuáles pueden ser los problemas que bloqueen el aprendizaje de tu hijo, es importante que empieces a cambiarlos (en la medida de lo posible) para facilitarle la vida al infante. Por ejemplo, si el problema detectado es que tienes escaleras en casa, la solución puede ser instalar una pequeña puerta o valla que impida que el niño pueda caerse o lastimarse. Ve detectando los impedimentos que hay en su entorno y solventándolos lo antes posible, con esto, favorecerás la vida y el desarrollo del niño, lograras que tu hijo sea más independiente haciendo hincapié en las enseñanzas del jardín y mientras él es feliz compartiendo sus intereses y juegos con sus padres. Confía en tu hijo o estudiante, dejando de lado esa faceta súper protectora que tienen todos los padres y adultos y permite que se equivoque. Si lo limitas constantemente, si le coartas su libertad de elección, al final estás impidiendo que se desarrolle de forma natural. Además, no hay mejor aprendizaje que el binomio prueba-error, por tanto, no se lo prives y no olvides  en lugar de prohibirle al pequeño que investigue, que use el computador  y que juegue con cosas de casa porque puedan ser peligrosas, lo recomendado por este método es que hables con el niño, intentemos que entienda por qué no se debe tocar ese objeto estando solo. El "No" es una palabra autoritaria, que se impone a la voluntad del pequeño y que le cohíbe. En lugar de negarlo, SIEMPRE predica con el ejemplo y haz que el pequeño se inspire en ti para desarrollar sus cualidades.
Los niños desde pequeñitos, deben ser estimulados de forma sensorial  y, para ello, recomendamos que se familiarice con diferentes materiales y texturas: como la madera,  telas, espuma, la hierba, la arena, etcétera, para que puedan comprender mejor su entorno y recibir información sobre el mundo.
Otra de las actividades importantes que le ayudan a ser responsable y ordenado es establecer un rincón para los juegos y juguetes habilitada para él, para su curiosidad y sus juegos, es esencial  llenar esta zona con juegos de construcción,  pero evitando siempre amontonarlos, así como en el jardín tiene ludoteca, zona de juegos motrices, zona de lectura, dramatización etc, en casa crea algo parecido a un "camino" de juegos para que el niño vaya recorriendo y realizando una actividad tras otra sin abandonarla a la primera. Fomentando siempre esa naturaleza de orden y disciplina que hemos comentado. En este sentido, puedes por ejemplo dejarle a mano unas cestas o estantes  para los juguetes y, así, podrás favorecer la rutina de orden que tienen de forma intrínseca. También puedes dejarles objetos de su tamaño para que puedan involucrarse en las tareas del hogar como, por ejemplo, una pequeña regadera  para cuidar las plantas, la taza donde debe con tu ayuda servir la comida a su mascota a la hora de comer.
Sobre todo, para conseguir esto en casa es importante que los padres se relajen, que eviten esa actitud controladora y autoritaria y, en su defecto, colaboren como meros espectadores y EJEMPLIFICADORES DE CONDUCTAS. En este sentido cabe apuntar que no se tiene que castigar ni premiar al niño, las conductas no se premian, el niño tiene que realizar las actividades por la satisfacción que consigue con ellas y no por conseguir algo con ello (un premio o un castigo).
 

JAMAS OLVIDEMOS: “LOS NIÑOS SON IMAGEN DE SUS PADRES”  “EDUQUEMOSLOS CON NUESTRO EJEMPLO, NO CON PALABRAS”